Una forma divertida de ahorrar Energía. Per German Puchal

La experiencia ha sido tan positiva que tengo ganas de compartirla con todos vosotros. Como cualquier familia de 4 personas, dos de ellas en periodo escolar, la factura de la luz es uno de aquellos “palos” que recibimos cada mes y que aceptamos con total resignación. Mi casa no tiene nada de especial. Dispongo de, más o menos, los mismos electrodomésticos que disponemos todos. La mayoría de ellos con más de 10 años de vida pero, al igual que su dueño, se conservan muy bien. ( Si no lo digo yo no me lo va a decir nadie).

Al igual que todos vosotros, he leído y oído infinidad de informes y opiniones que nos advierten del derroche o despilfarro de energía que realizamos en nuestras viviendas sin darnos cuenta. Y, como la mayoría de vosotros, les he prestado la atención debida, es decir, ninguna.

Hace una semanas un amigo mio me aconsejo la compra de un “cacharrito” que media mi consumo y me lo mostraba de forma clara, comprensible y fácil de analizar. Ya sabéis como van esas cosas:

- Tu que estas tan por el rollo de las renovables deberías tenerlo – me decía.

- A ver si al final resulta que estas en esto por dinero y que el planeta te importa tres pitos.

- Huy lo que me ha dicho! – Y antes de perderle como amigo me compre uno.

Así que desde entonces tengo un “aparato” como este.

Ahora sé que se les llaman “Smart Metters”.

La primera sorpresa fue su recibimiento. Cuando lo instalé y lo vieron en casa me dijeron que era muy “chulo” pero que para que servía. Cuando se lo expliqué y ya me disponía a comérmelo con patatas todos me felicitaron por la iniciativa. A veces pienso que tengo una familia que no me la merezco.

Acto seguido les explique como funcionaba. Les enseñe sus funciones, les indiqué como podían ver de forma sencilla en el escalímetro de la izquierda el consumo instantáneo como si se tratase de un velocímetro de un coche. Mientras que los de la derecha marcaban cuanta energía nos “quedaba” respecto a la cantidad marcada. Esto permite comparar nuestros hábitos de consumo respecto a otras familias como la nuestra. Su funcionamiento es “clavadito” al del ordenador de a bordo de cualquier coche. De esta manera es fácil ver qué elementos consumen más y es también, una manera de gestionar la energía como un recurso finito. De esta manera la lavadora se pone en marcha siempre llena, el lavavajillas jamás funciona a media carga y ya estamos empezando a usar el calor residual de la vitrocerámica.

Aún así las virtudes de este dispositivo van más allá. Al display en cuestión pueden conectarse de forma inalámbrica hasta 6 “Smart Plugs”. Estos dispositivos son unos enchufes que se intercalan en los ya existentes, de manera que monitorizan todo lo que pase por ellos. Con una intensidad máxima admisible de 16 A pueden controlar desde un cargador de teléfono hasta un radiador o emisor térmico.

Estos Smart Plugs envian datos de consumo al display así como su estado ON/OFF. Además este estado ON/OFF puede ser modificado desde el display. Dicho de otra manera, no solo sé el consumo de  un electrodoméstico en particular o un conjunto de ellos sino que además puedo “encenderlo” y “apagarlo” a voluntad de forma remota.

Finalmente deciros que en esta era del 2.0 nada tiene valor sino se puede interactuar con él desde Internet o desde un Smartphone. La guindilla es la posibilidad de visualizar y gestionar estos Smart Plugs desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Como diría mi hijo:

Lo más de lo más

Ya se han acabado los descuidos de calefactores en marcha y por supuesto, los consumos en Stand By se controlan con la gorra. Una buena manera de ahorrar algo más de un 12% de forma divertida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>